Bonus: Escena de While it Lasts

15.7.15

Sección del blog donde se compartirán escenas eliminadas, extras o POV de los libros de la Autora.

Después del final de While it Lasts.


EVA


Abriendo el último cajón de mi tocador, encontré la foto escondida de mi baile de graduación. Había sido incapaz de mirar la cara sonriente de Josh después de haberlo perdido. La tomé y dejé caer en la caja llena de mis libros que tenía a mi lado. Sabía que venir aquí y empacar todo iba a ser difícil. Yo tenía una vida de recuerdos en esta habitación.

—Él realmente se parece a Jeremy —la voz de Cage me sobresaltó. No lo había oído entrar de nuevo en la habitación. Lo había enviado al Jeep con otra caja de mis cosas. Levantando la mirada del rostro de Josh a Cage, mi corazón se aceleró en mi pecho. La tristeza y el miedo en sus ojos me confundieron, entonces me di cuenta de lo que esto debía parecer. No quería que Cage pensara que estaba compitiendo con Josh para mi corazón.

—Esta fue nuestra fiesta de graduación. Lo guardé después de su muerte. Verla duele demasiado. —Le expliqué alcanzándola para ponerla de nuevo en el cajón. Estaría dejando esos recuerdos en esta habitación. Papá no estaba feliz, pero tampoco me estaba renegando. Mi habitación permanecería aquí, sin tocar, para volver a casa si alguna vez lo necesitaba. 

—No me importa si quieres llevarla contigo —la voz de Cage lo traicionó. Pensó que estaba ocultando su preocupación de mí. De pie, me di la vuelta y deslicé mis manos detrás de su cuello.


—Josh es mi pasado. Lo amaba desde que era una niña. Perderle casi me destruyó. Pero —dije tirando del pelo oscuro que se rizaba contra su cuello—. Cage York, me salvó. Tú me enseñaste que la vida podía seguir. Que mi corazón podía amar tan ferozmente de nuevo.

La tensión en su cuerpo disminuyó y no pude evitar sonreír. Me sorprendió que este hombre sexy salvaje me quería. 

—Josh siempre tendrá un lugar especial en mi corazón. Pero tú, eres el propietario de mi corazón. Nunca lo dudes. Ni por un minuto.

Cage dejó escapar un profundo suspiro y apoyó su frente contra la mía. 

—Dios, eso suena bien —susurró, luego besó mi sien. Sus manos se trasladaron desde mis caderas hasta mi trasero—. Así que, ¿cuánto tiempo crees que tendremos antes de que tu papá regrese? —preguntó antes de mordisquear mi oreja y enviar un escalofrío a través de mí.


—Hmmm... bien, él está loco, así que está desahogándose. ¿De verdad crees que es una buena idea tomar la oportunidad? Podría volver en cualquier momento.

Cage rió contra mi cuello, luego empujó el tirante de mi blusa hacia abajo por mi hombro y empezó a mordisquear la delicada piel justo por encima de mi escote. 

—He estado fantaseando con hacer el amor contigo en este cuarto de chica desde que entramos aquí hoy —dijo con voz ronca mientras levantaba sus ojos para encontrarse con los míos, luego besó la parte superior de uno de mis pechos.

—Pero papá —Traté de recordarle, pero todos mis pensamientos fueron esparcidos cuando llegó al dobladillo de su camisa y tiró de ella. La visión de su pecho siempre me deshacía y él lo sabía.

—Escucharé su camioneta. Te lo prometo —me aseguró mientras sacaba mi blusa y la tiraba a un lado. Sus manos se posaron de nuevo en mis caderas y me tiró contra él antes de bajar su boca a la mía. La suavidad de sus labios siempre me sorprendía y entusiasmaba al mismo tiempo. Mis manos regresaron alrededor de su cuello y me agarré dejando cualquier tipo de preocupaciones acerca de ser atrapado lejos.

—Mmmm sabes bien —susurró Cage.

Su profunda voz ronca me hizo temblar de emoción.

Cage me levantó.

—Envuelve tus piernas a mi alrededor —instruyó.

Poco a poco, Cage me dejo en la cama y luego se puso sobre mí. 

—Me gusta la idea de hacer que hagas cosas malas en esta cama con vuelos. Me está volviendo loco sólo pensar en ello —admitió con una pequeña sonrisa.

Antes de que pudiera responder, el portazo de la puerta de malla en la cocina tuvo a Cage saltando lejos de mí y agarrando mi blusa del piso. Él no necesitaba explicar cuando la lanzó hacia mí. Los dos nos apresuramos para tener nuestras camisetas de nuevo y Cage tomó otra caja cuando pasos pesados subieron las escaleras.

Me apresuré a la cómoda una vez que estaba en mi blusa. Cage me sonrió y guiñó un ojo antes de que papá llenara la puerta de mi dormitorio.


CAGE

—Quiero hablar contigo, muchacho. A solas —La voz alta de Wilson Brooks hizo a Eva saltar. Me imaginé que querría hablar conmigo antes de irnos. Cuando Eva le dijo que ella se estaba mudando, había gritado y me llamó varios nombres. Luego él había enfurecido yendo a su camioneta y saliendo de la calzada. Ahora, estaba de regreso y quería amenazarme. Estaba preparado para esto.

También quería sacarlo de la habitación antes de que él se diera cuenta de que Eva tenía su top al revés. La sonrisa tirando de mis labios, por el hecho que se había puesto la ropa mal en la desesperación de vestirse, no desaparecía. Sabía que Wilson pensaba que yo le sonreía y que no iba a ir muy bien.

—Está bien —le contesté dirigiéndome hacia la puerta con la caja que había recogido y bloqueando su visión de Eva.

—Papá, no hagas esto. Tengo veinte años. Por favor. Sólo alégrate de que he seguido adelante —suplicó Eva.

Wilson negó con la cabeza y se dio la vuelta para volver a bajar las escaleras. Seguí detrás de él en silencio.

—¡Papá! Lo digo en serio. No digas nada desagradable a Cage como lo hiciste antes. Estás equivocado. Te quiero, pero estás muy equivocado —gritó Eva.

El calor en mi pecho era algo nuevo. Ella estaba preocupada por mí. Ella me estaba defendiendo. Maldita sea, eso se sentía bien. A pesar de que yo estaba bien con todo lo que Wilson quería llamarme. Entendía. Yo estaba llevándome a su pequeña niña lejos. Probablemente me odiaría por el resto de su vida.

Wilson salió al porche delantero antes de detenerse y girar hacia mí.

—Maldita sea muchacho. Te advertí que te alejaras de ella —rugió Wilson.

—Sí, lo hiciste. Pero no pude.

Wilson se quitó el sombrero de paja y se pasó la mano por la cabeza calva. 

—¿Por qué ella? ¿Por qué Eva? Podrías haber encontrado a otra chica para vivir contigo y arruinar. ¿Por qué mi Eva? Ha pasado por mucho. Ella no es tu tipo de chica. Ella no se rinde fácilmente.

La ira se encendió dentro de mí. No porque él estaba insinuando que yo no era lo suficientemente bueno para ella, porque él tenía razón en eso. Sino porque que estaba menospreciando lo que ella era para mí. Puede que tenga la reputación de infierno, pero Eva había cambiado todo eso.

—No fue una elección. Adoro. A. Eva. Ella no es sólo una chica con la que me estoy entreteniendo. Ella es mi dueña. Voy a mover cielo y tierra para hacerla feliz. Demonios, he usado hasta el último centavo del dinero que estaba ahorrando para una Harley para comprar su piano y ella pueda tocar todos los días. Entiendo que es tu hija y que estás preocupada por ella. Pero no pienses ni por un maldito minuto que ella es sólo otra chica para mí. Eva es mi mundo.

La mirada dura de Wilson disminuyó un poco mientras me estudiaba. Realmente esperaba que Eva tuviera su pequeño culo entrometido arriba y no hubiera oído la parte sobre el piano. Quería sorprenderla.

—¿Tú le tienes un piano? —preguntó casi en un susurro.

—Sí, lo tengo. Ella quiere uno.

Wilson se puso el sombrero sobre su cabeza y me dio la espalda para mirar hacia el patio delantero. Sabía que el piano le recordaba a su esposa, pero su aversión a ella había impedido dejar a Eva hacer algo que amaba. Fue una conexión con su madre que ella necesitaba. Yo quería que ella tuviera eso.

—Su mamá tocaba el piano —dijo.

—Sí, señor, lo sé.

Los dos nos quedamos en silencio hasta que Wilson se dirigió hacia los peldaños y empezó a bajar por ellos. ¿Dónde iba ahora?

—Cuida de mi niña. Colgaré tus bolas si le haces daño a ella —dijo en el mismo tono frío. Contuve una sonrisa.

—Haré todo lo que esté en mi poder para hacerla feliz —le aseguré.

Él no respondió o miró hacia atrás. En cambio, se dirigió hacia su camioneta.

La puerta de malla se abrió y Eva salió. 

—¡Papá! —gritó y corrió escaleras abajo. Él se detuvo y poco a poco se dio la vuelta para mirarla. Las lágrimas en sus ojos hizo que mi estómago cayera. ¿Ella iba a cambiar de opinión?

—Lo amo papá. Lo amo mucho. No estoy siendo imprudente. No puedo vivir sin él.

Mi corazón se aceleró. ¿Alguien alguna vez me defendió con tanta fuerza? ¿Había alguien que me escogió sobre otra persona que amaban? Maldita sea si yo no quería ir hacia ella para arrancarle ese top al revés y presionarla contra el árbol más cercano.

—Estoy empezando a entender eso. Sin embargo, no hagas esto ahora —respondió Wilson. Luego se volvió y se dirigió a su camioneta en la que se metió adentro y se alejó.

Si llora, me gustaría correr tras él y obligarlo a volver aquí para arreglar esto. Pero cuando ella se volvió hacia mí, estaba sonriendo.

5 comentarios:

  1. *o* de donde sacaron esto? Agradezco que exista este blog y su trabajo, nadie entiende mi locura por Abbi Glines y sus perfectos chicos malos *-*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Abbi lo publicó hace unos años en su blog, ¡hay varias escenas extras más! De a poco las iré subiendo :) Y yo agradezco tu visita, lo hago para las locas por Abbi como yo jajaja

      Eliminar
    2. Tal vez llegue tarde y no leo a Abbi desde el 2015 pero te puedo asegurar que no eres la única loca por Abbi y sus perfectos chicos malos.

      Eliminar
  2. Oh!! hay mas esenas extrass:-) xfissssss subelassss :-D

    ResponderEliminar