Every Memory

18.5.16

Hola!


Bueno... Me presento, me llamo Valeria. Amo CADA LIBRO de Abbi y literalmente soy capas de vivir con solamente libros y agua durante días. Leer es mi vida, en los momentos malos que tuve se podría decir que decir que me salvo. Sin exagerar. Bien, si me pagaran por leer no tendría que trabajar un solo día de mi vida. Creo que eso da una pista de cuanto amo leer. Amo a Abby, Jamie, Colleen, Kylie, Joanna y demas. -Aunque me hicieron llorar como si el fin del mundo llegara mas de una vez-



Bien, como podrán ver el libro se llama "Every Memory" Abbi lo empezó después de terminar "Breathe" pero no estaba listo. El prologo fue dado a una blogger como algo "no completado". Abbi no tiene planes para terminarlo aun, pero sin embargo va a ser publicado algún día.


Prólogo


Once años atrás…

Esto era real. Esto era real. Esto era real. Cante una y otra vez en mi cabeza tratando de dejar eso hundirse en mi cabeza. Las rosas rojas reposando en la parte superior del ataúd negro me recordaron a una película. Como si estuviera en mi sala recostada en el sofá mirando televisión. Mi papá en su reclinable con el crucigrama que siempre buscaba en el periódico, descansando en su regazo. Las pantuflas azul marino que le compre en navidad cuando tenía ocho, ahora gastadas, cubriendo sus pies.

Eso era real. Esto no lo era. Pero lo era. Mi cerebro solo no podía comprenderlo. Dedos familiares se entrelazaron con los míos, recordándome que no estaba sola. Aunque ver al único padre que tenía ser enterrado en la fría y dura tierra me hizo sentir perdida. Asher apretó mi mano pero no pude apretar de vuelta. Estaba adormecida. Completamente adormecida.

—Se acabó, Scar —dijo Asher en voz baja.

Parpadeé varias veces y giré mis ojos desde la tumba ahora siendo cubierta de suciedad. Quería gritarles que pararan. Mi padre estaría frío allí abajo. No le gusta el frío. Ama los rayos de sol. Pasamos nuestros veranos pescando y haciendo kayak. Asher sabía esto. Había ido con nosotros a veces.

—No podrá ver el sol. Él ama el sol —dije apretando la mano de Asher firmemente mientras lo miraba. Él no solía inclinarse hacia mí. Seguro siempre había sido baja pero últimamente una etapa de crecimiento había golpeado a Asher y ahora tenía que inclinar mi cabeza cuando hablaba con él.

—Está más cerca del sol ahora. Podrá verlo de un nuevo ángulo.

Pensé en las palabras de Asher. ¿Era el cielo real? ¿O era algo con lo que nos consolábamos para hacer la muerte menos dolorosa? Nunca había pensado mucho al respecto antes. Pero ahora… necesitaba que fuera real. Por favor, Dios, deja que sea real. No dejes que mi papi quede estancado en el frío y duro suelo. Déjalo ver el sol.

—Scarlet, cariño, es hora de irse —dijo la mamá de Asher a la vez que dejaba su mano descansar gentilmente en mi hombro. ¿Cómo podría simplemente irme?

—No quiero dejarlo —dije a pesar del grosor en mi garganta.

—Me quedare con ella, mamá. Sólo dale tiempo —replicó Asher.





Dos años después…


La puerta de mi habitación se abrió y ni siquiera tuve que mirar por arriba del libro en mis manos para saber quién era. Nadie más que Asher entraría a mi habitación sin ser invitado. Stephanie y Dave, sus padres, siempre tocaban y me llamaban a través de la puerta cerrada si me necesitaban. Nunca la abrían. Asher, de otra manera, no lo hacía. Era casi como si fuera mi verdadero hermano. Excepto que no lo era. Era mi amigo. Lo había sido desde que mi papá y yo nos mudamos a la puerta de al lado cuando tenía tres años. Cuando éramos jóvenes habíamos sido inseparables.

Luego la pubertad llego, los risos marrones oscuros de Asher, sorprendentes ojos azules y contoneo confiado, lo habían transformado del chico de al lado al galán del pueblo. Seguíamos pasando tiempo juntos pero había empezado a tener menos y menos tiempo para mí y más tiempo para las chicas maduras en nuestra escuela. El encanto de Asher no había pasado desapercibido para las mujeres mayores. Acababa de cumplir dieciséis hace unos meses pero a la porrista de dieciocho en último año no le importaba. Hace dos semanas aparentemente ella había sido atrapada dándole sexo oral en una fiesta.

Cuando mi padre murió, los padres de Asher me habían acogido. Sin yo saberlo, mi papá había hablado con ellos para que fueran mis tutores si algo le pasaba. Mis cosas habían sido mudadas a la casa de al lado y Dave se había encargado de la venta de mi casa luego había guardad el dinero hasta que yo fuera mayor de edad. Ellos habían sido mis salvadores.

—¿Otro libro? ¿En serio, Scar? Vamos, chica. Hay una fiesta en lo de Ken esta noche. Todo el mundo ira. Ven conmigo. —Esta era nuestra normal conversación de viernes por la noche. Enloquecía a Asher que prefiriera mi habitación a las fiestas. Estaba a salvo con mis libros. No estaba bien con las personas.

—Me gustan los libros —repliqué incapaz de no devolverle su sonrisa. Era infectoso. Todo sobre él. Las chicas lo rodeaban. Los chicos querían ser como él. Y yo… bueno, yo estaba enamorada de él. Sucedió lentamente.

Asher había sido mi roca luego de la muerte de mi padre. Se quedó a mi lado. Incluso con muchas personas compitiendo por su atención se quedó a mi lado. Por la noche se escapaba a mi habitación y se metía a la cama conmigo y me sostenía mientras lloraba en silencio. Durante el día en la escuela se ocupaba de todo, desde llevar mis libros a clase a conseguir mi almuerzo.

Lo dejé cuidar de mí. Era como las cosas eran entre nosotros. Antes de saberlo, mis sentimientos de la infancia habían cambiado. Lo necesitaba. Era posesiva con él y era completamente de solo un lado.

Para Asher, sólo era su amiga. La amiga emocional necesitada que él protegía. Nada más. Empecé a apartarme de él cuando me di cuenta de esto, así podría tener una vida otra vez. Aún me llevaba a la escuela y cargaba mis libros a mi casillero y varias veces aún conseguía mi almuerzo. Pero tan pronto tenía mis libros en mi casillero se iba con cualquier muñeca a la que le hubiera puesto el ojo esa semana y en el almuerzo se sentaba con el equipo de fútbol.

Asher camino alrededor y arrebató el libro que estaba leyendo de mis manos. —¿Orgullo y Prejuicio? ¿En serio? ¿De nuevo?

Llegue hacia él y lo arrebaté de él. —Sí, de nuevo. Es un clásico.

Asher suspiró y se sentó a mi lado en la cama. —Vamos Scar, vamos a divertirnos.

Como si me necesitara para divertirse. —Estoy segura de que tendrás mucha diversión sin mi ayuda.

Asher frunció el ceño. —Cuando no estás cerca no tengo tanta diversión. Siempre me pregunto si necesitas algo o si estás aburrida.

Mi corazón se apretó dolorosamente en mi pecho. Era difícil escucharlo decir cosas así. Sabía que él no tenía idea de cuán difícil era para mí porque si lo supiera, trataría de arreglarlo. Eso era lo que Asher hacía. Arreglaba mis problemas. Era como si, cuando mi padre murió él había tomado el trabajo como mi guardián. Incluso a pesar que teníamos la misma edad.

—Todas esas personas me ponen nerviosa. Sabes eso —respondí esperando tranquilizar su mente así él podría ir sin preocuparse por mí. Parte de mi quería mantenerlo aquí y ser la chica necesitada que sabía que podía ser. Él también se quedaría. Sabía que lo haría porque él era así de bueno. Los celos comenzaban a comerme, cada vez que lo veía en los pasillos de la escuela con alguna chica en una esquina besándola. Era completamente injusto que un chico tuviera esos labios suyos. Sabía que ir a una de esas fiestas dolería mucho. Él haría más que besar. Escucharía los rumores y no los dudaría.

—¿Que si prometo quedarme a tu lado? No me iré. Te protegeré de los humanos. —Se burló apretando mi rodilla juguetonamente.

Sacudí mi cabeza. —De verdad quiero quedarme aquí y leer. Luego quiero tomar una ducha e ir a la cama. Lo prometo. Es eso. Estaré más que feliz.

Asher suspira y se pone de pie. —Bien. Déjame para enfrentarme a las aterradoras personas solo.

Rodando mis ojos, tome mi almohada y se la lancé. —Puedes manejar a tus adorables fans muy bien.

5 comentarios:

  1. Hola Valeria, solo quería decirte que te odio. Es broma ;). Solo un poco, ahora has hecho que suspire por un libro que probablemente para mi desgracia nunca vea la luz y yo lo quiero mucho, mucho, mucho. Me ha encantqado y yo también amo a Abbi.

    Espero que vuelvas a "torturarme" con cosas de Abbi por aquí.
    Besos!

    ResponderEliminar
  2. Pucha, lastima que sea posible que nunca salga. Pero me alegró el día de dolor que he tenido.

    (¡¡La regla es una perra!!)

    Ennn fin. Suerte. 😊

    ResponderEliminar
  3. Yo Lo Quieroooooo, Abbi que lo publique pronto, se ve como todo lo que escribe ella genial super lindo y romántico :)
    Gracias Valeria Por Torturarnos asi de bien jejej

    ResponderEliminar
  4. KHE??? PORQUE??? TENGO QUE LEERLO PRONTO E QUEDADO EN INCOGNITA!!

    ResponderEliminar
  5. Tengo muchísimas ganas de leerlo!!!!!!

    ResponderEliminar